LOS AYERES

Me gustaba la ingenuidad de los ayeres:

La de imaginar en los laureles del silencio.
La de tener una conversación observando nuestros rostros.
La de compartir anécdotas y cuentos al anochecer.
La de dibujar y pintar sin interrupciones.
La de desarrollar mentes creativas.
La de estar en contacto con nuestras propias teorías.
La de reflexionar y profundizar en nuestros actos.
Todos somos víctimas del sistema finalmente, antes las personas NO eran más inteligentes,
Sino que antes no existía quien corrompiera la inocencia en los niños y en los adolescentes.

Los padres están cansados de que sus hijos no suelten el celular.
Y los hijos están cansados de que sus padres no suelten el celular.
¿Debe alguien ceder?
Los padres ya no son figuras que representen respeto.
Y los hijos dejan de ser confiables para heredar legados.

¿QUE EL MUNDO ACABE?
CREO QUE YA ESTAMOS MUERTOS.

Ana Lerma 2018.

Comentarios

Entradas populares