A empujones

El cerebro de los niños es algo hermoso. Cada niño ahí corriendo puede ser un ejemplo a seguir, un hombre trabajador o incluso un profesionista, ¿pero saben?

Ahora están criando a criminales, a inútiles y perezosos.
Al darles todo, les enseñan a no esforzarse.
Al consentirles, crecen pensando que merecen cada cosa que pidan.
Al no imponerles orden, límites y respeto, alimentan su narcisismo.

¿Realmente consideran correcto que un menor, diga "yo soy chingon, por que mi mamá es chingona," "yo soy el principe o el rey."? No señores, les hacemos daño, y siento tristeza de ver esta situación en todo lugar al que por accidente voy.

Mientras las madres jóvenes de la actualidad, sólo sueñan con tener lo que nunca podrán, ya que dejaron truncos sus estudios. La sociedad les dice, que un hombre solucionará sus problemas, que la obligación es del padre, las leyes defienden más a la mujer, pero yo les digo siempre en cada oportunidad: ¡EMPRENDAN, TRABAJEN, ESTUDIEN.!

Creció de manera desproporcionada esta nueva cultura, que simplemente se fracturaron las tradiciones y valores familiares. Entonces no pueden lidiar con el hecho de ser madres y mujeres, y esto no tiene nada que ver con machismo y feminismo, mi teoría social es que si aprendieramos a respetar cada límite, comportarnos con prudencia y dedicarle más tiempo a los hijos, no los estuviéramos perdiendo. Es muy común que los niños a partir de los 3 años ya acudan al psicólogo, es común también, que entre padres busquen un culpable... cada niño perdido es un desperdicio, un diamante sin pulir, y así es como lamentablemente aprenden a vivir, "a empujones."

Ana Lerma 2018

Comentarios

Entradas populares