Y llovia...

Tanto he observado el suelo, últimamente, que temo perder por gravedad las pestañas.

Te revivo en canciones, te coloreo
en recuerdos, eres mío solo en sueños.
Y ahí quisiera quedarme un tiempo:

Dormir solo dormir, "tenerte" cerca de mí.

No tengo ganas de ver la lluvia; es grave.
No tengo ganas de mirarte en fotos; ando inestable.
No tengo ganas de llamarte; no tengo nada interesante que platicar y los pretextos no van conmigo.

No tengo ganas de levantar la mirada y ver que no estás.
Que nunca estuviste, que quizá ya no eres real.

Te dije tantas veces, cuando me sujetabas, del rostro:
-"Eres hermoso te quiero"- ... a pesar de arrepentirme, siento pena por mi... de estar expuesta y vulnerable ante ti, pero acepto que sigo sintiéndome igual de emocionada de
recordarte.

Agresiva soy y alejo a todos los hombres; Esperando que te des cuenta, Lo tanto que realmente me interesas... que soy
especial y no como todas, que en mi cerebro y mi cuerpo solo existes tu, pero no te das cuenta aun, yo te voy a esperar.

Yo no puedo hablar, soy pésima expresándome. Solo sé escribir sin contemplar la idea que un buen día, por fin me leas.

Mientras seguiré por ahí dando vueltas en nuevas rutinas, esperando poder dormir escapar y soñarte, poco, mucho o quizá a diario.

Mi mundo gira en torno a ti. Que me perdí. Que no puedo avanzar.
Y a veces he deseado, que es mejor ya no quererte de este modo.
Y eres tan encantadoramente adorable, que pronto renuncio a mis pensamientos. . .

Quiero sentirte y dejar de pensar que soy una enferma de ti.
Y tú, no dices nada.
Y yo, ya no puedo contener las ansias de abrazarte.

Tantas horas apegada y estricta en la rutina del trabajo; voy precisando cada paso que doy.

Planeo tanto... y triste es no equivocarme: Tengo una vida monótona y la rutina me va derritiendo el entusiasmo.

Ya no es bonito ver las mantas de sereno. Y hasta he abandonado la nicotina de las prisas de llegar a casa, atender mi labor de madre.
Cuando cae la noche solo puedo recordarte con ternura.
Y despertar con la incertidumbre de cada día volver a empezar,
pero me siento triste.

Hay un brillo especial en las estrellas que presionan mi autoestima; Irónico es también. Que ahora que mas vacía me encuentro. . .

mi apariencia es mas femenina, como
despistando la atención.

Mientras yo me hundo a mí misma.
Incapaz de percibirme bella, aun estando tan podrida Y lastimada.

Hay una memoria; tú me solías ayudar, y prometiste no mantenerte nunca lejos... cuatro horas de distancia no son nada comparado con el temor que te provoca dejarme
quererte, dejarme matarte lentamente.

Baje en cascadas de basura, entre las piedras de la via. Baje por el puente, trataba de reaccionar, pero me traiciona la nostalgia.

Llovía y no alcanzaba mi sombra, llovía tanto y de a poco, se lavaba mi disfraz. Estaba sola y no fue agradable. Estaba sola y
trate de aprender de nuevo a suspirar. . .

Comentarios

Entradas populares