Eres Tango en mis venas Metaleras

Algunas veces me voy al cementerio a observar la nada pasar lento,
a imaginarte cerca de mis labios.

Sospecho que te burlas, de mi;
de mi vaga espontaneidad,
aunque, por cierto, sofisticada y delicada...

¿Si no me ibas a querer, que hacías besándome los traumas? ...

No comprendo las cosas como tú,
porque sabes que soy bastante complicada.
No admites que tienes grandes sueños,
Y tu comportamiento te contradice;
pero me encantas,
pienso que te querré cada vez más.

Eres tango en mis venas metaleras,
eres sensual e incorrompible,
manipulando tus movimientos,
Calculador y frío sin ofrecer cariño...

yo bailaba sobre ti, las letras que
callaba.

Fui feliz.

Debiste haberte quedado,
junto a mí,
yo jamás te hubiese hecho
daño,

Te hubiera preparado el café de las madrugadas,

Sonriendo desde ti.
Invitaría a tu silencio, a acurrucarse entre
mis piernas... en mis pechos.

Consolaría tus penas, tus éxitos
Y voluntariosa te presumiría de la mano,
Todos los días.

Yo, folclóricamente te seguiría bailando,
bajo violines, bajo la luna,
bajo la lluvia.

Seducirte es todo un reto, ambiguo y etéreo.

Eres tango en mis venas metaleras,
que pienso en ti y vierto, inquieta:

oscuridades y melancolías, sonrisas.

Pienso en ti, en cada melodía,
Y por consiguiente en cada obstrucción nasal por haberte llorado tanto...

Y bailarte quiero,
Agitarte con el aliento,
violarte con la mirada.

Encontrarte en el tul de mis faldas...
Ahorcar tu seriedad con mis medias de red.

Amarte a escondidas, de la humanidad
si es lo que tanto desprecias, tal como yo.

Matarte frente al tiempo y tomar la medida de tus abrazos;

sujetarme fuerte de tu sombra y llorar, suspirando, sin que me
notes.(Una vez más)

Una última actuación antes, antes de despertar...☆

Ana Lerma 2015

Comentarios

Entradas populares