Demencia temporal ( felicidad )

Escribí en tu pálida piel...
Maltrate delirante tu retorcida ternura.
Dormías; desmaquillada y apagada
Frágil y Débil.

Dormías triste y enojada,
hoy más que otros días,
querías desaparecer.

Elegiste soñar lejos del dolor.

Y al sabernos cegadas perdí el control.
Se que al despertar,
perdonaras mi mal juicio.

Pero son estas malditas
e infinitas ganas de vomitar compulsivamente,
cada vez que veo como te hunden.
Cada vez que no haces nada.
Cada vez que pierdes tu ánimo intentando todo.
Cada vez que contigo,
me arrastras a las sombras

intentando abrazar la amargura,
a besar el silencio,
a perdonar los desaires,
los desprecios

No, yo no soy tan fuerte como tú.
Se agotan mis fuerzas,
mi paciencia
y acepto que te estoy conteniendo.

Te herí nuevamente,
tenía tiempo planeándolo
... (confieso.)

Prometí que jamás fallaría
pero debía hacerlo.
Vivir se ha vuelto grotesco
y comprendo que ahora,
estemos confundidas.

Quizá ha sido mucha de mi culpa.
Yo no puedo morir,
soy eterna mientras tu sigas palideciendo.

Pero voy a regalarte algo hermoso,
a cambio:

Voy a invertir nuestros hábitos.
Y sobre todo aprenderé a guardar silencio.
Sé que lastime tus fantasías;
Que son pocas.

Y deje un testimonio
de líquidos rubíes
sobre tus fracasos,
que son tantos.

Alcance,
mientras lo hacía,
a percibir,
sobre el brillo de tu fleco dorado;

El agudo y tenue tintineo.
Reflejos,
señales,
pistas,
esquizofrenia,
amanecía,
oscurecía...
ya no lo sé.

Pero comprendí que debo abandonarte.

No debes extrañarme,
iré un poco lejos y no tan cerca.
Mereces, que me despida.
Prometo no visitarte,
Pero cuando pase;

Regresare de la mano con la vieja Distimia.

¡¡Mientras anda!!
Corre a fingir ser feliz,
ahórcame en demencias temporales,
llénate de júbilo y gozo.

Brinca charcos,
báñate a oscuras
y Deja de quejarte de todos,
pero sobre todo
deja de quejarte de ti.

Quizá nunca cicatricen las heridas
pero intenta no volver a esconderte,
no sin mí.

Ana Lerma 2014

Comentarios

Entradas populares