Confundida y hambrienta

Le Observo fijo igual que antes.
Yo no comprendí realmente
que buscaba en mi...

Si me trataba inconstante
Y con cierto desprecio.

A veces perturbadoramente dulce
A veces tremendamente hostil

Un arco iris arde en mi débil ingenuidad
Sólo para creer
Y acariciar su piel.

(Una vez más Una vez más
Una última vez)

Me enferma de júbilo y placer.
Aprendí a quererlo...
Amarle por los sueños
Despedirlo al amanecer, Al despertar.

Pensé que moriría lento por no poderlo nunca tener
Pero vivía en cada actuación sobre sus gestos

Debí no obsesionarme del
Rasgar su incorrompible intelecto
Del mitigar su comportamiento
Probablemente siempre lejos
Más nunca ausentes

De memorias de tu cadáver bajo mis piernas
De tus besos, de las manos frías manipulando las caderas

Sin miedos congelando mis pestañas.
Yo te envolvía y tú me necesitabas.
Pero nunca me extrañabas.

Quizá Arranque mis complejos
Siempre respetando tu silencio

Y debí morir contigo, desde ti

Amor tú piel, Es la sensación que me mantiene confundida y hambrienta

Aunque tu impenetrable egoísmo
te juegue acertijos, mi estereotipo de elección
habré corrompido

a fin de sangrar y desaparecer con tu olvidó.

Ana Lerma 2015

Comentarios

Entradas populares