martes, 15 de noviembre de 2016

Quisiera ser una de ellas.

Me gustan las rosas.
Quisiera ser una de ellas
y aún en la oscuridad y humedad: Mantenerme hermosa y serena,
fresca y vital.

Más sólo me parece, sin remedio...
que tengo similitud a ellas,
cuando están muriendo...

Van marchitandose cuando la luz es cegante. Van marchitandose cuando dejan de admirarlas...

Cuando solo pasan a ser parte de la decoración.
Un hermoso ramo de rosas reemplazable....
Como cualquier otra flor.
De cualquier color.

Poco a poco dejan de estar vivas,
Y lentamente....
comienzan sus pétalos a secar.

Cede el moho ante la humedad,
cede su brillo ante la imposición de la oxigenación misma,
quemando los bordes.
Quemandola toda.
Matándola finalmente.

Es por ello que secan de afuera hacia adentro.
Porque en el fondo; queda el recuerdo momificado, inmaculado y discreto.
Un tanto muertas
y no lo suficientemente vivas.

Me gustan las rosas.
Quisiera ser una de ellas
Y experimentar en tu expresión
Los anhelos del ser yo ..
Sólo y únicamente tu atención...
Y que no existiera en ese segundo;
Absolutamente nadie solo tú y yo.

Al menos un segundo.
Al menos antes de que te distraigas viendo otra flor.

Ana Lerma 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Preambulo de la destruccion

Hoy he salido a las 06:00 am de una guardia. Subí a la ecovia, desesperada por un cigarro, y resintiendo la noche en vela. Mi torpe instint...